You're in all Blogs Section

La morosidad y la Unión Europea

El sector público español es, después del griego, el que más se demora en el pago de sus facturas en la Unión Europea. La media de retraso en el pago es de 170 días, lo que supone un lastre para las empresas y un escollo de difícil superación a la hora de remontar una crisis que, por el momento, parece ser crónica. Una directiva europea, obliga a España a pagar en 30 días a partir de 2013, punto este muy difícil de cumplir, por no decir imposible, sobre todo para los municipios, que son los que mas complicado lo tienen a la hora de saldar sus cuentas.

La Unión Europea, a través de su directiva, quiere dejar claro que la morosidad comercial es un peso que entorpece la competitividad empresarial. El retraso en los pagos de la Administración Pública, es el primer eslabón una cadena: las empresas a las que paga mal el sector público acabarán siendo morosas también, empeorando su situación financiera y estrangulando a su vez el crédito bancario.

Entre las medidas a adoptar, la Unión va a sancionar a los estados que incumplan los plazos de pago que impone la directiva europea sobre morosidad. Además Europa se plantea multar a los estados deudores. Lo más preocupante para España es que el Estado deberá pagar por la morosidad de su Administración central, pero también de la administración autonómica y local. Esto último supone gran incomodidad para el Estado, pues se espera que proliferen numerosos impagos de los ayuntamientos.

Si bien años atrás PYMES y autónomos creyeron que trabajar para un municipio era garantía de seguridad, la realidad actual se muestra muy distinta: la crisis ha convertido a los ayuntamientos en destacados morosos, cuyos impagos están poniendo a muchos empresarios en la cuerda floja.

En próximas entradas indagaremos en la reciente legislación “antimorosidad”, tanto nacional como europea, para saber a que atenernos y cuales son nuestros derechos a la hora de reclamar una deuda a la administración pública.

Tagged with: , , , , , ,
Posted in Administración Pública, Impagos, Morosos, retraso en el pago, Unión Europea

Como detectar clientes morosos III

Seguimos en nuestro periplo, ilustrando a las empresas, PYMES y autónomos de cómo evitar a los posibles clientes morosos que pueden entrar en contacto con la actividad comercial de nuestro negocio. Esta es la tercera entrada que publicamos sobre técnicas para detectar el comportamiento, que a la hora del pago, va a tener la persona con la que estamos cerrando un acuerdo comercial o a la que le estamos vendiendo un determinado producto.

Una técnica muy extendida entre los empresarios es informarse sobre el volumen de negocio de la persona que se nos presenta como cliente. Las posibilidades de impago aumentan, si la empresa muestra una variación brusca de su facturación de un ejercicio a otro. Por el contrario una correcta evolución o bien una consonancia con la evolución del sector y la economía es señal de regularidad y de salud financiera.

Otra clave para indagar en el estado de nuestro eventual cliente es comprobar si cuenta con incidencias judiciales o reclamaciones de la Administración. Si cuenta en su historial con embargos o reclamaciones de la agencia tributaria, seguridad social u otros organismos públicos, esto puede ser solo la punta del iceberg. La empresa en cuestión seguramente tendrá muchos más impagos con entidades privadas y cuyos detalles no han sido publicados en un boletín oficial.

Un factor a tener muy en cuenta es la relación que nuestro cliente tenga con los bancos. Un exceso en el endeudamiento con las entidades bancarias perjudica gravemente su capacidad de pago a proveedores. En el supuesto de concurso de acreedores debemos de tener presente que las entidades financieras tienen  prioridad sobre las empresas en el momento de establecer el orden en el pago. Una excesiva deuda con los bancos podría agotar el patrimonio del deudor, quedando nuestra deuda insatisfecha.

Ante determinadas operaciones mercantiles de gran envergadura, desde Salazar Asesores solemos recomendar a nuestros clientes que recaben opiniones de  entidades especialistas en la elaboración de informes comerciales y valoración de riesgo. La información aportada por estas entidades nos puede resultar muy valiosa para la toma de decisiones ya que nos ayuda a conocer la opinión que el mercado crediticio tiene de la empresa y sobre su índice de riesgo, ilustrándonos sobre la capacidad de solvencia que la empresa puede disponer.

Tagged with: ,
Posted in Autónomos, concurso de acreedores, futuros clientes, operación arriesgada, patrimonio del deudor, PYMES, solvencia

Me deben varias nóminas

Debido a las cantidad de casos de impagos de nóminas a trabajadores que entran en nuestro despacho, vamos a dedicar varios artículos a este interesante tema, que también ocupa buena parte de la prensa diaria.

¿Desde cuándo se origina la deuda? Nos deben el sueldo cuando pasa la fecha de pago que establezca en el convenio colectivo que nos sea aplicable o en el contrato que hayamos firmados. Si estos no dicen nada, cuando haya pasado la fecha habitual de pago. No es necesario que te deban 2 o 3 meses para entablar una demanda.

¿Qué hacer si me deben varias mensualidades? Debemos hacer una reclamación de cantidad laboral, que es la demanda judicial que hemos de formular contra la empresa para que esta pague lo que nos debe. Las razones más comunes por lo que en la mayoría de los casos  no sea habitual interponer esta demanda son principalmente dos: por temor al despido y por temor a no cobrar en caso de ganar el pleito.

Como veremos a continuación ambos temores son infundados por varios motivos: El primero es porque el despido que tiene su causa en una reclamación previa es nulo y por tanto implica la obligatoriedad de readmisión y en las mismas condiciones laborales que teníamos antes. El segundo es que si ganas la reclamación y la empresa no tiene dinero para pagar las nóminas, estas serían pagadas por el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA). No solo pagaría el salario sino también la indemnización que te correspondiese.

En relación con el FOGASA hemos de decir que para que este fondo de garantía pague los salarios de manera subsidiaria, la empresa ha de estar en concurso de acreedores o bien haber sido declarada insolvente por un juez. De ahí la importancia que tiene que los trabajadores demanden situaciones de impagos prolongados o impagos masivos, porque así se pondrá en manos de los tribunales un posible supuesto de concurso de acreedores, donde el trabajador tiene garantizado el cobro del salario que le adeudan.

La casuística de este tema casi no conoce límites y debido a la gran cantidad de casos y consultas que nos llegan a Salazar Asesores, seguiremos publicando entradas sobre el impago de nóminas a los trabajadores.

Tagged with: , , , ,
Posted in Administración Pública, concurso de acreedores, familias, FOGASA, Impagos, indemnización, nóminas, patrimonio del deudor, retraso en el pago, solvencia

La prenda como garantía del pago

Como hemos visto en otras entradas de este blog, si existen dudas sobre la solvencia de un cliente y antes que perder la oportunidad de venta, deberemos valorar si es conveniente solicitar una garantía complementaria que, llegado el caso, nos asegure el cobro.

Para fortificar el derecho de cobro y asegurar que nuestras ventas tengan un final feliz, existen dos grandes categorías de garantías: las garantías personales y las garantías reales. Garantías personales como el aval, han sido estudiadas ya en artículos anteriores. En cuanto a las garantías reales, veíamos la hipoteca inmobiliaria, una figura muy habitual para todos nosotros, por lo familiarizado que estamos con ella, y que constituye la garantía más sólida y fiable de cuantas conocemos.

No obstante, pese a la fiabilidad de la hipoteca y siguiendo con las garantías reales, si nuestro cliente no puede disponer de un inmueble que gravar o bien el volumen de la operación comercial no lo requiere, podemos recurrir a la prenda. La prenda es una garantía real que garantiza el pago de la deuda con un bien mueble.

La prenda puede ser constituida por el acreedor sobre un bien mueble del deudor para asegurar el pago de un adeudo y que no puede ser incluido en los supuestos de hipoteca mobiliaria. Las prendas se pueden constituir bajo dos modalidades distinta, atendiendo a la naturaleza del mueble gravado: prenda sin desplazamiento, o bien, con desplazamiento.

La prenda sin desplazamiento implica la constitución de una garantía sobre el bien mueble pero éste permanece en poder del deudor para su uso y explotación. El deudor no podrá venderlo sin permiso del acreedor. Pueden ser objeto de prenda sin desplazamiento los animales, las maquinas, las materias primas o los productos terminados. En el supuesto de incumplimiento el acreedor tiene derecho a la venta del bien para resarcir la deuda. Por contra, en la prenda con desplazamiento el bien mueble ha de ser entregado al acreedor. Las cosas muebles susceptibles de comercio pueden darse en prenda, siempre y cuando se puedan poseer. El objeto se quedará en posesión del acreedor hasta que se de el cumplimiento de las obligaciones de pago. En caso de incumplimiento por parte del deudor, el acreedor puede vender el objeto y recuperar así su deuda.

Como vemos tenemos a nuestro alcance multitud de mecanismos que nos garantizan el cobro de nuestra deuda. Consulta con Salazar Asesores y te aconsejaremos de cual es el mas adecuado a tu situación.

Tagged with: , , , , , ,
Posted in futuros clientes, garantías de cobro, garantías reales, Impagos, operación arriesgada, patrimonio del deudor, PYMES, solvencia

¿Qué es una agencia de calificación de riesgos?

En los últimos meses nos estamos familiarizando con un término que, hasta ahora, solo era habitual en los círculos financieros: las agencias de calificación de riesgos. ¿Realmente sabemos que es una agencia de calificación de riesgos? ¿Cuál es su cometido?

Las agencias de calificación de riesgos también llamadas agencias de clasificación de créditos o agencias de rating son empresas que, por cuenta de un cliente, califican unos determinados productos financieros o activos ya sean de empresas, estados o gobiernos regionales.

Sus notas o calificaciones valoran el riesgo de impago y el deterioro de la solvencia del emisor. Para ello utilizan modelos econométricos en los que usan distintas variables como la deuda acumulada o la velocidad en devolverla, que les sirven para valorar el potencial económico del sujeto analizado.
Estos datos informan, por ejemplo, de si una inversión en un determinado producto financiero (letras del tesoro, bonos o acciones) es arriesgada, analizando la posibilidad de que el inversor cobre los intereses y de que recupere el dinero una vez vencido el producto.

Normalmente cuando una entidad bien sea un gobierno, empresa o banco quiere emitir deuda o solicitar financiación, encarga a una agencia que la evalúe. Esta evaluación sirve a los inversores y prestatarios de orientación para marcar el tipo de interés al que concederían la financiación. Es por ello que en el mercado suelen coincidir los días en que los países solicitan deuda con los anuncios de calificación por parte de las agencias.

Aunque hay más de 74 agencias de rating en el mundo, el mercado está controlado por tres grandes compañías neoyorquinas que dominan aproximadamente el 90% del mercado por lo que su funcionamiento es casi como un oligopolio. Aunque cada una tiene su propio sistema de calificaciones, éstos son muy similares.

Las principales agencias de calificación crediticia son aquellas de las que oímos hablar casi a diario en los medios de comunicación: Standard & Poor’s,  “Fitch” y “Moody’s”.

Tagged with: , , , , ,
Posted in agencia de rating, bonos, Impagos, operación arriesgada, solvencia

Como detectar clientes morosos II

En este artículo volvemos a hablar sobre los datos que hemos de tener en cuenta y debemos observar antes de realizar una operación comercial. ¿Cuáles son las pautas a seguir para detectar la solvencia de nuestro eventual cliente? ¿Que debemos comprobar antes de proceder a una gran operación comercial con un cliente de desconocida o dudosa reputación?

En la primera entrada relativa a este tema, hablábamos de comprobar, en el momento de entablar una relación comercial, la proporción de la transacción mercantil y la capacidad o el volumen de negocio que tiene el cliente.  Esta información se podrá obtener consultando una serie de datos como por ejemplo el número de trabajadores que emplea, su volumen de negocio o pedir referencias a conocidos que operen en el mismo sector que nuestro cliente.

Si tenemos acceso a los datos del registro mercantil, podremos comprobar si la actividad que realmente ejerce se corresponde con el objeto social declarado.  Es conveniente indagar con más ahínco si la empresa tiene múltiples actividades en el objeto social. Este tipo de negocios suelen presentar muchas  mas anomalías a la hora de pagar.

Si hablamos de referencias, quien nos pueden aportar información muy valiosa es nuestro equipo comercial, en caso de tenerlo. Los comerciales son los que mejor conocen a los clientes y son los que generalmente tienen mayor información directa sobre su situación y circunstancias. Del estado y orden de las instalaciones, del personal que trabaja allí y del movimiento observado se puede sacar muchas conclusiones sobre el estado y situación en el que se encuentra nuestro cliente.

Si tenemos acceso al Registro Mercantil, deberemos prestar atención a los depósitos de las cuentas anuales realizados. Debemos ser precavidos con aquellas empresas que no han depositado en los últimos ejercicios las cuentas anuales en el registro mercantil. Si así ha ocurrido tenemos que saber que es un indicio de serios problemas de gestión o de una situación de insolvencia de hecho.

Tagged with: , , , , ,
Posted in Autónomos, futuros clientes, Impagos, Morosos, operación arriesgada, patrimonio del deudor, PYMES, solvencia

¿Qué es un seguro de crédito?

El seguro de crédito se constituye como un instrumento eficaz al servicio de las empresas, ya que protege sus cuentas a cobrar contra el riesgo de impago de sus clientes compradores, garantizando con ello uno de sus activos más importantes.

Entre sus principales características cabe destacar la clasificación y vigilancia crediticia de los clientes, así como la indemnización de las pérdidas producidas por el impago. Como ventajas hemos de destacar que ayuda al cumplimiento de los objetivos de la empresa, permite una adecuada planificación de tesorería, reduce la incertidumbre de los ingresos y favorece la obtención de financiación bancaria, tan necesaria hoy en día para nuestras PYMES.

Ya hemos visto, que lo más común es que una empresa es que suela vender a crédito, ya que muchos de los clientes no pagan en el mismo momento que se realiza la transacción. Esto ha supuesto el nacimiento de una incertidumbre al tomar unos riesgos comerciales demasiado elevados para ser asumidos por determinadas empresas, sobre todo las PYMES, ya que una serie de impagos encadenados pueden suponer una crisis profunda en el seno de estas pequeñas entidades.

Cualquier empresa, es consciente del riesgo que esto puede suponer. Por ello, en su búsqueda de soluciones para conseguir el doble objetivo de conocer más profundamente el mercado y asegurar un exitoso final a sus operaciones comerciales, las empresas recurren a los seguros de crédito, con el objetivo de paliar los posibles efectos negativos de un posible impago.

En nuestro despacho solemos aconsejar la contratación de estos seguros ya que, además de las ventajas que supone frente a un impago, el asegurador se obliga a indemnizar al asegurado de las pérdidas que les ocasione una insolvencia definitiva de sus deudores, en el supuesto de que estos hayan entrado en concurso.

Tagged with: , , ,
Posted in Impagos, indemnización, Morosos, operación arriesgada, PYMES, seguro de crédito

La morosidad y las PYMES

Los últimos datos de morosidad empresarial han puesto de manifiesto las dificultades de pago de las compañías españolas ante la crisis económica. Debido a la cantidad de consultas que llegan a nuestro despacho, en Salazar Asesores estamos comprobando que el índice de morosidad se ha disparado en los últimos meses. Si en los primeros años de la crisis, los impagos proliferaban preferentemente en el sector de la construcción, posteriormente se han extendido a otras áreas de la actividad.

La cuestión de los impagados es especialmente relevante para las PYMES, particularmente ahora que la crisis del crédito hace cada vez más difícil conseguir préstamos bancarios. A esto hay que unir la falta de previsión de muchos jóvenes empresarios españoles debido a la falta de antecedentes, puesto que en épocas recientes no se ha vivido una situación similar. En otras ocasiones, una mala gestión de la tesorería no ha sabido prever eventuales problemas de morosidad.

Siempre se ha dicho que en la PYME lo más difícil no es vender, sino cobrar. Aun así, el pequeño empresario no ha de resignarse ante sus deudores y debe tener en cuenta cuáles son sus derechos. En primer lugar hay que indicar que el tiempo de espera en el cobro varía en función del sector y del pagador. En una entrada anterior hacíamos referencia a los plazos que establece la ley antimorosidad para el pago.

Los pequeños empresarios que recurren a los servicios de nuestro despacho suelen quejarse de  que los plazos que establece la legislación no son respetados en absoluto. Desde Salazar Asesores les ofrecemos, en primer lugar, una transacción amistosa con el deudor, agotando todos los medios posibles para llegar a una negociación satisfactoria. Si esto no es posible o no llega a buen puerto, ofrecemos la posibilidad de la vía judicial.

En la situación de crisis como los que estamos viviendo, las grandes empresas tienen una tesorería mas solvente y pueden retrasar los pagos hasta máximo. Pero sin embargo una PYME no puede realizar estos esfuerzos, estando avocada a la necesidad de pedir el pago a sus deudores una y otra vez. Con este objetivo ofrecemos nuestros servicios a los pequeños empresarios, para conseguir el cobro de sus facturas lo antes posible, de una manera amistosa, sin romper la buena relación con sus clientes.

Tagged with: , , , ,
Posted in Autónomos, Morosos, plazos en el pago, PYMES, rapidez en el cobro, retraso en el pago, solvencia

Como detectar clientes morosos I

A todo empresario, tras haber tenido una experiencia desagradable con un cliente, le surgen una serie de cuestiones: ¿cuales son las claves para identificar con antemano a un cliente moroso? ¿Qué datos hemos de tener en cuenta y debemos observar antes de realizar una operación comercial para evitar un eventual impago?

La realidad es que nunca tendremos la seguridad absoluta de saber si un cliente va a cumplir con sus obligaciones de pago pero hemos de poner todos los medios para poder identificar a un posible moroso. Con el objetivo de facilitar esta ardua tarea iremos detallando a lo largo de varias entradas, una serie de puntos indispensable que hemos de tener en cuenta antes entablar una relación mercantil.

En primer lugar, es recomendable que nuestra empresa disponga de una buena base de datos donde vayamos recopilando todo el historial de la empresa, del empresario, así como de sus administradores. En cualquier momento podemos recurrir a nuestros archivos y buscar antecedentes, lo que nos evitará caer dos veces en la misma piedra.

En segundo lugar, si el potencial cliente es una persona jurídica (sociedades anónimas, limitadas, sociedades laborales, cooperativas etc.) se debe indagar si está o no inscrita en el registro mercantil. En el supuesto de que lo esté, habremos de comprobar si se encuentra operante en estos momentos.

En el caso de sociedades civiles privadas, nos hayamos frente a entidades que no están inscritas en registro mercantil. Lo más aconsejable es solicitar una copia del contrato privado de constitución o bien escritura pública, aun así es más complicado poder informarse de la situación financiera. En estas empresas, al carecer de personalidad jurídica propia y de responsabilidad limitada, los componentes responden a título personal de las deudas de la sociedad.

Por último en esta entrada y como recomendación que desde Salazar Asesores damos a los empresarios que recurren a nuestros servicios,  se deberá comprobar, en el momento de entablar una relación comercial, la proporción de la transacción mercantil y la capacidad o el volumen de negocio que tiene nuestro cliente.  Este último punto lo desarrollaremos en entradas posteriores.

Tagged with: , , , ,
Posted in futuros clientes, operación arriesgada, solvencia

Documentar la deuda: la nota de pedido

Hemos visto en entradas anteriores que en el caso de efectuar una reclamación, corresponde al acreedor probar los hechos constitutivos del derecho que viene a reclamar. Es la carga de la prueba, a veces tan difícil para el empresario que quiere recuperar un impago. Esta carga justifica la necesidad que tiene el empresario de documentar convenientemente las operaciones comerciales, de manera que permita acreditar la deuda, sobre todo si se acude a un procedimiento judicial, procedimiento en el que demostrarr la existencia del impago es esencial para asegurarnos el éxito en el proceso.

Incluso si se opta por la vía amistosa, tres son los documentos elementales para reclamar un impago derivado de una relación comercial: el pedido, el albarán y la factura. La tenencia de alguno de ellos permite, en Salazar Asesores, ponernos en marcha para recuperar el dinero de nuestro cliente.

En otras entradas hemos visto el albarán y la factura. En este artículo veremos la nota de pedido, ese documento al que el empresario no da importancia alguna, pero que en la mayoría de ocasiones permite consolidar la operación mercantil entre cliente y proveedor.

Un pedido bien cumplimentado respalda la relación de compraventa dando al vendedor una prueba de la relación mercantil, evitando pretextos y excusas por parte del deudor a la hora de pagar. Conlleva dos obligaciones para el cliente: por un lado, recibir la mercancía o servicio solicitados evitando el rechazo de los bienes, y por otro, la obligación de pagar el precio según condiciones convenidas.

Para nosotros, a la hora de reclamar nuestra deuda, disponer de un pedido que le permita acreditar exactamente lo que el cliente ha solicitado permite demostrar que el proveedor ha cumplido con lo solicitado por el comprador y además tenemos un documento que nos ayudará a probar la existencia del contrato.

Tagged with: , , ,
Posted in acreditar la deuda, Autónomos, carga de la prueba, Impagos, monitorio, pequeñas deudas